La idea

Idea

A todos nos preocupa la calidad del aire que respiramos. Para controlar los parámetros de contaminación habitualmente se utilizan equipos profesionales que recogen datos con mucha precisión y que son analizados por profesionales. Ahora, queremos hacerlo entre todos en nuestras casas y lugares de trabajo. Queremos saber más sobre la calidad del aire de Zaragoza, en concreto sobre un tipo de contaminantes que son los metales pesados en suspensión.

En este enlace se puede ver más sobre los datos del Ayuntamiento de Zaragoza. El Gobierno de Aragón también tiene un portal de calidad del aire. Otros portales interesantes son el de la Agencia Europea de Medio Ambiente y el del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente.

estacion_zaragoza

La ciencia ciudadana se refiere a la participación de la gente que no es profesional en los procesos de investigación. Al participar, las personas no solo contribuyen sino que aprenden de la mano de investigadores y adquieren habilidades científico-técnicas. Este paradigma está cogiendo un fuerte impulso por la disponibilidad de tecnologías de bajo coste y la conectividad masiva que está por todos lados. En este enlace puedes ver el Observatorio de la Ciencia Ciudadana en España otro proyecto de Ibercivis que está monitorizando los formatos e impactos que estas prácticas están teniendo en las relaciones entre ciencia y sociedad.

Una de las corrientes más interesantes de la ciencia ciudadana es usar las tecnologías para que la gente proporcione datos desde cualquier lugar. Así, la cantidad y calidad de datos es cada vez mayor, llegando a monitorizar rincones remotos. La tendencia ahora es llenar la ciudad de sensores, en el mejor de los casos usando tecnologías abiertas y de bajo coste como arduinos pero…  desafortunadamente hay gente que no tiene la posibilidad de tener un teléfono móvil, y en muchos casos este tipo de motivos provocan que se excluya de la ciencia ciudadana a la gente que más lo necesita. En este proyecto queremos asegurarnos que todo el mundo puede participar, incluso los que reniegan o no pueden tener acceso a las tecnologías.

A diferencia de otros proyectos de ciencia ciudadana en los que la participación colectiva se canaliza a través de las nuevas tecnologías, en Vigilantes del Cierzo queremos que cualquier persona pueda participar sin necesidad de tener conocimientos previos. En vez de llenar la ciudad de sensores, queremos llenarla de plantas, de flores y de color. En definitiva romper muchas tendencias que normalmente apoyamos y hacer esta vez la captación de datos muy fácil, muy humano, llegando a una experiencia casi maternal como es regar y cuidar una planta. En vez de tener un cacharrico, vamos a utilizar seres vivos. De igual modo, en vez de pedir a la gente que nos mande sus datos con una aplicación en el móvil o a través de una página web, lo que pediremos es que nos manden una carta por correo postal en un sobre franqueado que entregaremos junto a la maceta. Al final, pediremos que corten tres hojitas de la planta y lo manden por correo postal. A la antigua usanza.

¿Te lo puedes creer? No hace falta usar ninguna app ni red social ni nada tecnológico. Solo lápiz, papel, agua, un sobre y algún cariño hacia la planta.

Por eso vamos a repartir unas mil macetas con plantas de fresas para que se pongan en el exterior de las viviendas de toda Zaragoza, normalmente en balcones o en los alféizares de las ventanas, y queremos que las cuidéis por nosotros durante un par de meses. Transcurrido este tiempo, nos enviaréis una hoja de la planta en un sobre por correo postal para que nosotros las analicemos en el laboratorio.